miércoles, 29 de febrero de 2012

Día especial


No todos los años hay un 29 de febrero. Supongo que será porque es una fecha demasiado especial. En el sentido místico me refiero.

Así que hoy he decidido que después de un día especial tienen que venir algo más especial.

Espero que por la cuenta que me trae, "lo especial" sea algo duradero, con un principio y un fin, porque últimamente hay muchos principios y muy pocos finales. Y eso que yo era de los que SIEMPRE terminaba las colecciones de cromos Paninni...

Pues eso, que mucha suerte, ÁNIMO y MUCHA ILUSIÓN Y FUERZA DE VOLUNTAD

domingo, 5 de febrero de 2012

Secundarios de necesidad



A veces, la sensación de ser un espectador ante la vida golpea mi mente. Demasiado seguido, por desgracia.

Hay personas que viven por y para ellas, otras que viven para los demás (como hacen las madres pero en un nivel más amplio) y otras que están en todos lados pero no son protagonistas de nada.

Estas últimas personas son a las que yo les llamo "secundarios de necesidad". Son gente que están igual que cualquier secundario de una sitcom, tienen ciertos momentos de grandeza, pero igual que los tienen ellos y ellas, los tienen muchos otros/as. No son imprescindibles ni para ellos mismos/as.

Está claro que a lo largo de la vida tenemos gente que nos rodea, hay gente que dura más tiempo a nuestro lado, otra está un tiempo muy limitado pero intenso, algunos son para toda la vida, algunas las echamos de menos y a otras desearíamos no verlas nunca más. Pero han estado ahí, para dar más dinamismo a nuestras vidas, para que no vivamos en un monólogo eterno del que nos acabaríamos cansando de nuestro propio yo.

Esas personas tienen su propia vida también, con otros secundarios también y así hasta el infinito. El secreto radica en saber que rol tienes en cada momento, para evitar confusiones y ataques de celos hacia los verdaderos protagonistas. El despotismo es propio de los personajes principales, mientras que la infravaloración es más típica de los segundones.


A mi, personalmente me preocupa no saber "que soy". Tengo la sensación de ser un secundario perpetuo y me da miedo no poder ser nunca la estrella principal de mi propio show. También hay que pensar que no todo el mundo tiene que tener éxito en una carrera en solitario. Joey era co-protagonista de una de las series más famosas de la tv y en la serie donde el era protagonista se llevó menos éxito que Xtina con Bionic. En cambio a Xena , Aída o Ángel no les fue nada mal. Sobretodo el caso de Aída, que se fue de su propia serie y todo continuó con normalidad, lo que te hace pensar si tan imprescindibles somos para nosotros mismos.

Realmente creo que no.