lunes, 15 de diciembre de 2014

91 días

Hay veces en las que nos toca poner freno a las cosas. Freno de mano. Freno de emergencia. El mayor de los frenos. Y eso hay que hacerlo antes de que la cosa llegue demasiado lejos y acabemos estampados contra algo más grande y más peligroso que un muro al final de la bajada de una rampa muy pronunciada.

No me avergüenza (lo que no significa que sea algo agradable para mi) reconocer que me había vuelto un yonki de las apps "sociales" de maricas. Dicen que le primer paso es reconocerlo. Yo creo que el primer paso es darte cuenta. Y eso no es algo que descubras un día por arte divino. Es algo que ves día a día, que pasa a normalizarse de tal manera que ni siquiera eres consciente de ello. Pero por suerte hay momentos de lucidez tuyos o de los que te rodean. Normalmente que te lo digan sienta como una patada en los huevos, pero como dice el refrán: si duele, es que estás vivo. Y yo creo que estaba demasiado vivo y que habían situaciones que no querían que se repitieran. Algunas, por suerte o por desgracia, no dependerán solo de mi. Otras, sin embargo, dependen solamente de mi. Y es ahí dónde quería llegar y ponerle fin.

Todos los que hemos usado el Grindr o similares hemos vivido alguna situación como la de estar en una cena con amigays o amiheteros (o incluso cenas mixtas!) y estar mirando a ver quien hay cerca. Ya sea por chafarderío o para "socializar" después de estar con los amigos. Estar de zorrerío mientras hablas de lo que sea con los tuyos/as es feo. Y que conste en acta que no voto al PP! El caso es que para mi, la cosa se estaba yendo de las manos, o perdiendo el norte, que es una frase que me gusta más.
Me ha pasado irme de casa de algún amigo, cuando había más gente también, para echar un polvo de mierda (porque al fin y al cabo normalmente son polvos de mierda que no cambiarán tu vida. Como mucho tu flora intestinal, y a veces ni eso.) y luego volver como si nada. Creo que ese fue mi tope. Lo que me hizo decir: PROU!!! 

Con esto no quiero decir que Scruff, Grindr, Growl y similares sean el mal y el Anticristo. Como todo, en su justa medida y dándole un buen uso, no pasa nada malo. El problema es cuando se va más allá. Y yo fui más allá. Para mi se convirtió en una manera más de acumular intentos y fracasos. Y mira, no tengo el coño pa' ruidos. Así que el pasado 15 de septiembre, al salir de la Choco Churros, decidí dar carpetazo a todo eso que no me estaba dando el resultado que yo quería. También cabía la posibilidad de haber moderado su uso pero tengo genética adictiva en mi sangre, así que mejor cortar de raíz.

Lamentablemente para mi no tengo PolvoAgenda o similares, y mi única forma de flirteo se basaba en hacerlo desde un smartphone. Todo se puede aprender. Aunque yo aun no he aprendido a salir, bailar, pasármelo bien y resultar mínimamente interesante o no dar miedo. Pero tiempo al tiempo.

En estos 3 meses de semi-celibato, no he "aprendido a conocerme" porque yo ya sabía hacerme pajas desde hace mucho antes. Pero si que es verdad que he comprobado que lo que para mi era algo tan importante y/o necesario se ha convertido en algo a segundo o tercer plano. Que también es verdad que cuando sales de tu casa a las 07:00 de la mañana y vuelves a las 20:00, pues como que no tienes tiempo de pensar en algo que no sea cómo poner una lavadora y si te dará tiempo a tenderla. Dramas de primer grado de ama de casa.

Puede que parezca una tontería, pero estoy muy orgulloso de haber cumplido todo este tiempo y no haber caído en la tentación de no cumplir con lo que me propuse en un principio.

No se el tiempo que seguiré igual. Lo que sí que se es que lo que no quiero es volver a lo de antes: Ser un puto yonki.




sábado, 6 de diciembre de 2014

Nudos

¿Alguna vez has tenido la sensación de tener una mancha de fuel enganchada al corazón?
Una mancha que cada vez se va haciendo más grande y va cubriendo otras partes de tu interior.

Vivir con la sensación de tener un nudo permanente en la boca del estómago es algo altamente recomendable (durante un par de días como máximo) si sabes deshacer nudos. No es mi caso.

Si has sido niño/a te acordarás de como a veces algunas cuerdas tenían nudos imposibles de deshacer, o los típicos nudos de los cascos que tanto se enredan cuando los dejas den la mochila o bolso. Algunos son nudos que no se pueden deshacer, pero la mayoría, la gran mayoría si que tienen solución. Normalmente es complicado e incluso en algunas ocasiones necesitamos de una mano amiga que nos ayude a resolverlo. En otros casos es tal el enredo en el que parece que valga más la pena cortar por lo sano y dar un tijeretazo. Una vez hecho esto hay que comprobar los daños colaterales que ha provocado. Bastantes, por norma general. Por suerte cascos, cuerdas, combas, cordones de bambas (sí, aquí en Catalunya llamamos bambas a las bambas), cables de audio... hay muchos. Más que sentimientos o experiencias vividas. Se pueden reponer sin problema, con lo otro es más difícil.

Es tal el enredo que hay aquí dentro ahora mismo que podría pasar por un cable kilométrico. O lo mismo son varios más pequeños. Lo jodido es que son todos del mismo color y nunca sabes si del que tiras no es el mismo que por otro lado está apretando a otro. El nivel de dificultad se podría comparar con el de encontrar a una latina que lleve ropa de su talla. Bueno, quizás me he excedido. Tan difícil (espero) no será.

Quizá buscar ayuda externa ayude. Pero no de esa que viene, te soluciona el enredo y se va. La ayuda buena es la que te dice como tienes que hacerlo. Y acabar haciéndolo tú mismo/a. Y mentalizarse. Y concentrarse. Y querer hacerlo. Pero sobretodo, lo más importante es ser consciente de que así no se puede vivir para siempre. Los nudos acortan, ya sean metros, años o sentimientos.