jueves, 14 de agosto de 2014

No lo hagas

No lo hagas. Aunque te estés muriendo de ganas, no lo hagas.


Sé que es difícil, pero créeme que será lo mejor para ti. Se de lo que hablo porque se lo que es hacerlo y lo que duele. E igual que no lo he hecho y he notado esa sensación de "no-dolor" que no se parece ni por asomo al bienestar.


Así que por favor, cuando veas algo que te puede hacer daño, en vez de comprobar si alguna herida sigue abierta, mejor elige la opción a esperar a que pase el tiempo necesario para que cicatrice. Porque todo acaba cicatrizando y curándose. Siempre y cuando no vayas tocándote la herida.




Ya lo sabes, por ti, no lo hagas.