jueves, 31 de diciembre de 2015

2015

Enero
El año empezó de la mejor manera que podría empezar: con las amigas. Dormimos todas juntas en casa. El día 1 encargamos pollos a l'ast dónde el pollero trata fatal a sus empleadas y eso me pone muy burraco. Después jugamos a juegos de mesa y más cosas cuquis. Total, que la gente no se fue hasta el día 2. Y yo encantado. Ese día hicimos dos propósitos para el 2015: "No herir para reír" y "Con verde peso se pierde" Sólo diré que una de ellas no se cumplió porque va en contra de nuestra naturaleza. Y lo que empezó bien se volvió una puta mierda. A mediados de mes nos dejaba la yaya. No puedo negar que fue duro, pero estoy contento porque ella estuvo rodeada de los suyos. Yo, creo que inducido por estar viendo "Six feet under" viví toda la burocracia de eso de una forma bastante serena y "asumiendo un poco" las cosas, porque mis tías y mi madre no estaban demasiado enteras. Justo el día siguiente que le dijimos adiós a la yaya fue a ver a Beth al auditorio de Rubí. Hay gente que nunca ha ido al cine solo y mucho menos a un concierto. Creo que es lo mejor que pude hacer. Música en vivo, producto catalán de proximidad y un arropo que necesitaba.
A finales de mes, después de casi 11 años, dejé la ludoteca donde trabajaba. Parece mentira, pero Gracias a la Intro del ultimo (y espero que sea el último en general) disco de Cheryl decidí que era el momento de iniciar un cambio y dedicarme tiempo. Una de las mejores decisiones que he tomado nunca.

Febrero
Este mes no lo recuerdo con grandes acontecimientos excepto el concierto de Katy Perry dónde fui disfrazado de sandía y la liamos un poco as usual con las amiguis. La verdad es que me llevé una gran sorpresa con la muchacha. Este año no celebré el carnaval por cuestiones ajenas a una buena organización. Pero ya tengo disfraz para el año que viene. A Final de mes hicimos por primera vez un viaje mis padres  y yo. El destino fue Lisboa. Muy recomendable. Se come MUY bien y muy barato. Y he de decir que es un mito lo de las mujeres peludas.

Marzo
Empecé el mes tomando la decisión de pedir ayuda externa con un par de asuntos y di con una gran profesional. Otra de las mejores decisiones que he dado. Ese mes fue el que pasé de decena. Yo no soy de celebrar mi cumpleaños pero esta vez decidí hacerlo a lo grande. Junté a familia y amigos y amigas en un local, paella para 100 y muchas sorpresas. Me pasé dos putas semanas preparándolo todo en plan secreto. Con tanta preparación me olvidé de que en los cumpleaños a uno le regalan cosas. Todo fue genial del coño. Estaba en una nube. Yo no estoy demasiado familiarizado con los sentimientos positivos, pero se agradece. Eso, y que no todos los días uno celebra los 30 soplando la cola de un pastel de Charmander.

Abril
Este mes lo podría resumir con sólo una palabra; ¡¡¡POLLONETA!!! Puedo decir que he formado parte de la mejor despedida de soltera de la historia. San Sebastián, Santander y el parque de Cabárceno se siguen acordando de nosotras. Genial se queda corto.

Mayo
Mayo lo empecé en Roma. Pese a las ¿6? o fueron 8 horas de cola para entrar al museo del Vaticano todo fue perfecto. La ciudad me enamoró. La comida también, pero menos que Lisboa. Pude ejercer mi derecho a la rebeldía entrando a la Ciudad del Vaticano con una camiseta de Madonna en plan guarra. Tenía que dejar constancia de que no estoy bautizado.
Ese mes también empecé un reto muy grande: Pintar un mural de 3 metros de ancho por 4 de alto en una de las paredes del patio del colegio donde trabajo. Fue todo un reto, y honor, dejar mi huella para celebrar el décimo aniversario de la escuela. Increíble. Pese a que subirme a un andamio es de lo más chungo que he hecho. 
A mitad de mes tomé otra de las mejores decisiones que pudiera tomar: Ir a la nutricionista. Creo que ni ella ni yo nos imaginamos hasta dónde íbamos a llegar. Y lo que nos queda. Suena un poco dramático o exagerado, pero me ha cambiado la vida. Para bien.

Junio
Si en Abril fue la despedida, en junio tocó LA BODA. Un fin de semana genial en Andorra y una boda más genial aun. Ese mes asistí a la despedida de un grupo de 6º de primaria. Unos niños y niñas que tuve cuando iban a p-5 hasta 3º. Los que trabajan en colegios saben que a veces hay grupos que te tocan la fibra de una forma especial y este era uno de ellos. Mucha emoción, momentos recordando viejas anécdotas y sobretodo un sentimiento de orgullo que me llenaba el pecho. Para el orgullo de este año tuvimos un pequeño percance con un vecino loco que nos intentó agredir, pero nosotras como señoras que somos no caímos al trapo y por suerte todo se quedó en una tontería sin más. Se estrena Jurassic World y no puedo disfrutar más viéndola.

Julio 
Comencé el mes en el orgullo de Madrid y quedándome sin móvil gracias a unas manos muy rápidas e hijasdelagranputa. Después de eso fuimos un fnde los Freakabreras a Platja d'aro. Yo fui de empalme directo de una Popair en la que acabé como las cabras desayunando chino en pelotas. Pero obviando eso...¡VIETNAM! Un gran viaje y mejor compañía. Me encantaría hacer un resumen de todo lo que vivimos allí, pero yo no soy la persona indicada. Eso es trabajo de la experta en hacer ese tipo de cosas...Ejem, ejem...

Agosto
Cómo viene siendo costumbre en mi, no me gusta volver de vacaciones sin resultar herido o lastimado. Así que al volver de Vietnam tuve que ir al médico porque me dolía mucho la rodilla. Me sacaron dos agujas de liquido y me derivaron al traumatologo. Fue un mes de bastante relax y de tener la pata en alto. Como mis últimos agostos.

Septiembre
Vuelta al cole y empezar un curso de Photoshop. Como siempre, colonias Cabrera. Esta vez decidí hacer un comeback y preparar un juego de los que solía hacer. Nos lo pasamos tan bien que me volví a joder la rodilla. Me hicieron una resonancia magnética y premio: Condromalacia rotuliana. Una enfermedad que le pasa a los deportistas. ¡AJÁ! Sabía que no debía haber hecho aquagym aquella vez.

Octubre
Empecé apuntándome como alumno en clases de teatro. Algo que llevaba mucho tiempo queriendo hacer y que desde adolescente no hacía. La rodilla va a peor y me tengo que quedar en casa haciendo reposo. Y tanto en casa y con la ayuda de una canción de Elena Gadel me planteo muchas cosas. Siguiendo la estela del resto del año. Visito el Salón del Manga y me doy cuenta que cada vez la gente huele peor.

Noviembre
Asisto a uno de los conciertos del top 10 d eme vida: The legend of Zelda: Symphony of Goddesses. No hay palabras para describirlo. No las hay. Todo el rato con el vello de punta y orgasmo musical tras otro. Ese mismo rinde nos vamos a celebrar los 50 de mi tío a una casa de colonias. También la señora Madonna nos visitó y yo, gracias a la entrada que me regaló mi familia, la pude ir a ver. Nadie le tose a esa mujer. 

Diciembre
Otra boda. Esta vez viví la organización muy de cerca. Me sentí como si fuera Jennifer López. Unos novios guapísimos y un día muy chévere. También cumplí la ilusión de que algún dibujo mío decorara las paredes la Popair y así fue. Un Belén de 3 metros de largo por casi 2 de ancho ocupaba toda una pared. Fue mi primera gran colaboración con un ilustrador y enemigo de ciudad vecina, y espero que no sea la última. También es el mes de las bolsas. Un proyecto que tenía en mente desde hacía tiempo y que no puedo estar más contento y orgulloso del resultado.


Este año, como todos, ha tenido sus cosas malas, muy malas, pero ha abundado lo bueno. MUY BUENO. Y eso bueno no ha sido fruto de la casualidad, si no, en la mayoría de casos ha sido gracias a que las cosas se están haciendo bien hechas. A que la actitud es la correcta. A que ha empezado el momento de cambios. Esto no está haciendo más que despegar.No puedo ser más afortunado de estar rodeado de muy buena gente, familia y amigos. A todas y todos con los que he compartido algún momento de este año: GRACIAS. Y en especial gracias a ti. Tú sabes quien eres. Desde hacía mucho que no te tenía tan cerca y tan bien. Y está claro que sin tu ayuda todo esto no habría pasado. Sigue así. Y seguir así significa estar mejor que nunca.

¡¡FELIZ 2016!!


miércoles, 28 de octubre de 2015

Saltar al vacío

Creo que ha llegado el momento. El momento de saltar al vacío.
No es una situación sencilla. Más bien diría que ni siquiera es una situación si no un punto y a parte. Todo tiene un principio y un fin, menos Cher, que ella acabará enterrando al sistema solar. La experiencia nos hace más sabios pero a la vez hace que no vivamos los retos como lo hacíamos antes. 

Y como eso, todo. Llega un punto en el que hay que parar un momento del ritmo frenético que llevamos y preguntarnos: ¿Que es lo que quiero? Hasta aquí es fácil ya que normalmente lo que queremos son cosas positivas. Algunas incluso fantasiosas. Lo jodido viene cuando te haces la siguiente pregunta: ¿Que me merezco? Aquí normalmente sale el kamikaze que llevamos dentro. En mi caso es una legión de Lemmings kamikazes dispuestos a destrozar todo lo que tengan por delante, e incluso a ellos mismos. Pero con la diferencia que ellos tienen un objetivo. En mi caso no lo tengo tan claro. Y no miento cuando digo que terminar con una horda de kamikazes es de lo más difícil que he hecho nunca y mira que he hecho cosas difíciles. Después de todo ese desgaste por dejar la zona limpia, te vuelves a hacer la pregunta. Esta vez con una respuesta más satisfactoria y un poco más realista. La tercera pregunta ya supera el nivell del super guerrer que supera la forma del super guerrero. ¿Que tengo que hacer para conseguir lo que me merezco? Aquí ya no hay kamikazes, aparentemente, y estás sólo ante tus propias respuestas. Es difícil, pero no debería serlo ya que es algo que hemos decidido nosotros para nosotros mismos. No hay agentes externos que nos puedan engañar o confundir. Pero hay algo peor: cicatrices. Las cicatrices se dividen en dos tipos: las que están curadas y nos recuerdan por lo que hemos pasado. Y estas deberían servirnos de aviso para no repetir errores. Las hay más grandes y otras más pequeñas. Pero no dejan de ser lo que son. Daños reparados. Después existen las cicatrices mal curadas. Estas son las que a simple vista parecen que están curadas pero al más mínimo contacto con ellas se vuelven a abrir. Y cuando se abren duelen e incluso, a veces, supuran. Igual que las otras, hay de más grandes y más pequeñas. Algunas a simple vista ni se ven. Esas son las que más escuecen. Cómo cuando te cortas el pliegue de algún dedo con un papel.
Por eso es tan importante cicatrizar bien, porque para saltar hay que tener las cosas muy claras y estar lo más sano posible. Si no, un salto hacia un vacío incierto puede significar saltar a un pozo oscuro y sin salida. 

Y trabajar, trabajar mucho.

Porque al fin y al cabo, si no trabajamos nosotros mismos, nadie lo hará por nosotros.


martes, 5 de mayo de 2015

28 momentos

Hoy es tu cumple, igual que cada 5 de mayo.
Hoy hace exactamente 28 años que el mundo es un lugar mejor.

No pretendo ponerme ñoño, pero como estoy muy cansado, puede que acabe haciéndolo, y no quiero.

Así que, querida amiga, aquí te hago un breve resumen de 28 grandes, pequeños, medianos (y puede que algunos travestis) momento que hemos pasado juntos:

28. Salir por Sitges y darlo todo en el Queens.
27. Hacer un Rebeca en nuestro pueblo preferido.
26. Tener que conducir tu coche bajo la lluvia a ritmo de Kelis y que te despiertes de tu sueño zombie y me grites: mete la 5ª!!!
25. Darnos los regalos de navidad en una zona de cruising.
24. Bailar el Kamasutra de Paola e Chiara con una Tere asustada en el coche de tu tío.
23. Ir a ver a Kylie cada vez que viene aquí.
22. Bailar en el Foxxycadero con los coches en el semáforo mirándonos.
21. El verano de las "multillizas".
20. Celebrar nuestro "amigaversario"
19. Almorzar medio McDonal's al venir de fiesta.
18. Todas y cada una de las PopAir a las que hemos ido juntis.
17. Nuestras colaboraciones artísticas.
16. Poner el "upside down" de los A*Teens en nuestra Roadtrip a Madrid.
15. El primer Orgullo en Madrid. Y el segundo y el tercero también.
14. Bailar el "Better than today" con un palo de escoba.
13. Hacer el gesto de loca de "bad romance" en los semáforos.
12. La noche en la que nos bajábamos del coche a bailar el "About a girl" cuando había un semáforo en rojo.
11. La perfomance de la Gaga que le hicimos a un guiri borracho que salío corriendo.
10. Las noches en Museum.
9. Grabar videoclips en gasolineras de El Prat.
8. Visitas exprés en la Franja de Gaza.
7. Pasar un día en Torremolinos.
6. Las Chocochurros!
5. Darnos (casi) todos los días los buenos días.
4. Ir a tu colegio disfrazado de Bob Esponja.
3. Voy a ver Chicago.
2. Conocernos gracias a la enana dentuda a la que casi no vemos porque nos equivocamos de sitio.
1. Querernos.

Faltan muchos, algunos por despiste, otros porque es mejor que no quede constancia de ellos en Internet. Sea lo que sea, da igual. Lo importante es que los hemos vivido y hemos disfrutado el momento. Ya lo sabes, pero yo te lo vuelvo a decir: GRACIAS por haber aparecido en mi vida. Por todos los momentos, por las cosas que no son momento. por todo lo bueno y lo casi nada malo, por haberme dado la oportunidaT de conocer a gente maravillosa (e incluso por la Olaya), por enseñarme cuando era un embrión marica, por hacerme de madre gay y sobretodo, por SER MI AMIGA.

TE QUIERO.

domingo, 19 de abril de 2015

Tú ves sonrisas y alegría,
no ves la pena que hay detrás de todo eso.

Tú ves lo que quiero enseñarte,
no ves lo que crees que ves.

Tú sigues aquí porque tengo un punto masoquista,
tú te fuiste hace mucho tiempo.
Puede que ni siquiera llegaras a estar.

Y todo lo que puedo hacer es mirar recto.
Pero la cabeza se gira instintivamente a los lados.
Un instinto suicida que ganó la batalla al de la supervivencia.

Vivo en una constante agonía ajena a ti.
Porque yo soy ajeno a ti.

Y no dejo de preguntarme en que momento te di el poder,
el poder de convertirte en una maquina pasiva de provocarme dolor.

Quizás, obcecado en querer sentir,
no tuve en cuenta que el dolor también es un sentimiento.

Un sentimiento de esos que dejan rastro y te acompañan,
cómo los mejores perfumes y las peores pestes.



martes, 24 de marzo de 2015

30

Treinta. Se dice rápido pero en mi cabeza suena a cámara lenta. 30 es un número al que le guardo un especial sentimiento. De pequeño, y durante el resto de mi vida, siempre he pensado que no llegaría a los treinta. No se por que motivo, pero esa idea me ha rondado siempre por la cabeza. Esto lo estoy escribiendo antes de que llegue esa fecha y lo mismo muero antes de que pueda publicar esto, de ser así acabo de perder el tiempo. Si por el contrario puedes leer esto es que he superado la decena de los 20. Y es por eso que quiero hacer un pequeño repaso de estas tres décadas. Han pasado muchas cosas y muchas otras no han ocurrido. Es por eso que quiero recordar que han sido 30 años sin

... saber lo que es dormir abrazado a alguien a quien quieres (y te puede rellenar como a una empanadilla cuando te despiertes)
... saber lo que es sentir mariposas en el estómago y saber que otro ser vivo siente lo mismo que tú.
... saber lo que es tener un hermano o hermana. Pelearse por un juguete, por le mando a distancia o darte de hostias con alguien que vive en tu misma casa cuando eres un crío.
... sin ser "tito"
...  un trabajo decente en el que no te echen cuándo es verano.
...  haber follado a pelo.
...  haber comprado una caja de condones.
...  mear en una botella y arrojársela a alguien a la cara
...  haber estado en Japón.
...  haber montado una empresa.
...  entrar en una talla 40.
...  dejar de tener tetas.
...  dejar de pensar en los putos "y si...?"
...  bañarme en una playa de agua cristalina y arena blanca.
...  parar de sangrar.
... un tatuaje o piercing.
... tenido resaca.
... asesinar a nadie.
... decir "te quiero" cómo se dice en las películas.
... dejar de pasarlo mal durante un rato cada vez que entro en una discoteca.
... haber tenido una mascota peluda.
... pasarme el Majora's Mask ni el Diddy Kong Racing.
... haber follado en un coche.
... tener una casa con jardín y perros.

Sin muchas cosas más. Pero no todo va a ser "sin" también han sido 30 años de
... sembrar el mal.
... sembrar el bien.
... estar rodeado de gente chachi.
... cantar sin parar.
... tener la mejor familia que uno pueda tener.
... haber vivido aventuras. No grandes aventuras, pero el tamaño no importa.
... haber tenido el despertar sexual tarde por culpa de los complejos.
... de ser más guarra que 7 juntas.
... de dibujar y pintar.
... de bailar y hacer bailar.
... de haber sido un niño de esplai, premonitor, monitor y haber sembrado la semilla de las nuevas generaciones.
...  disfrazarse cada vez que había la oportunidad.
...  haber cruzado el charco dos veces.
...  viajar.
...  conocer a gente maravillosa y otra que es mejor que esté bien alejada.
...  hacer reír.
...  hacer llorar.
...  que me hagan reír.
... dibujar y pintar.
...  que me hagan llorar. Pocas, pero que dramas.
...  notar como se te desgarra el corazón. Más bien cómo te lo arrancan, le dan un mordisco, lo rajan, le echan sal y te lo vuelven a poner en su sitio.
... ayudando.
... ganar un concurso de carteles.
... pintar camisetas.
... recibir dibujos de los críos/as.
... cabreos innecesarios.
... trabajando para personas a las que necesitan ayuda más que nadie, incluso sin saberlo.
... echar largas partidas con la Gameboy, Snes, N64... y algunas de ellas compartidas con mis primos.
... leer.
... disfrutar viendo anime en el club Super3 y el 3XL.NET
... descubrir mangas en el Norma Comics de Sabadell.
... Asistir a los salones del manga y varios eventos frikis.
... dormir en la furgo hippie.
... viajar tres años seguidos a París y quedarme cosas aun por ver.
... irme sólo a otro país a ver un concierto y repetir años después para hacer lo mismo, pero por suerte  acompañado.
... haber compartido piso con dos de las personas más importantes de mi vida.
... saber que la amistad puede empezar a los 4 años y seguir durando.
... aprenderme bailes peatrdos y darlo todo cuando suena música petarda.
... tener valores. Algunos aun siguen, otros se han transformado y unos pocos han desaparecido.
... llamar la atención. Consciente e inconscientemente.
... poder haber visto la noche estrellada en el desierto.
... saber que no soy el único al que le gustaban los videojuegos y las Spice Girls.
... seguir encontrando mi sitio.
... hacer feliz a algunas y algunos.
... intentar de dejar de tener miedo.

Faltarán muchas cosas, otras que no son tan importantes estarán en estas listas, pero ahora mismo eso no me importa. Aunque a veces no me de cuenta de todo lo que he hecho y me fije más en lo que no he hecho, el camino sigue. Y todo tendría que importar un poco menos para poder disfrutar de lo importante. Mientras eso no ocurra, aquí seguiré hasta que deje de estarlo.

Tocotó!

jueves, 5 de marzo de 2015

29 razones

29. Doblas muy bien las camisetas que te digo que no hace falta doblar porque las colgaré en perchas.
28. Tu cepillo de dientes es inconfundible.
27. Nadie más tiene la capacidad de limpiar a ritmo de Extremoduro y Backtreet Boys como tú.
26. Casi te da un jamacuco cuando pudiste tocar a tus ídolos de adolescente cuando tenías 27 años.
25. Te sabes las coreografías de Britney Spears que yo no me se.
24. No eres mariliendre de manual porque ni estás gorda ni te pintas los labios de rojo.
23. Tienes la capacidad de abrir botellas de agua con los pies.
22. Recoges los pelos del suelo cada vez que te peinas.
21. Ver séries contigo es genial porque no te acuerdas de lo que ocurre de un capítulo a otro.
20. Si ves dos séries a la vez, mezclas tramas y personajes creando una nueva serie.
19. Algún día podrás dormir más de 5 horas seguidas y lo celebraremos.
18. Aguantas muy bien no haber matado a "las gritonas"
17. Bailas muy bien.
16. Eres la pareja ideal para hacer "streptease" al llegar a casa a ritmo de Kylie Minogue.
15. Tienes una gran capacidad para arrojar cuchillos al suelo cuando haces lo comentado en el anterior punto.
14. El salmón al horno con patatas y cebolla te sale muy bueno. Y la mayonesa también.
13. Aceptas muy bien los piropos de los babosos del bario.
12. Tienes una bonita tradición de poner "L'estaca" cuando algún hombre visita mi alcoba.
11. Te escondes muy bien cuando pretendes "hacer algo diferente" mientras entro al comedor.
10. Tus ojos son bonitos, no por su color, si no por donde están. en tu cara.
9. Llevas bastante bien que yo sea tan invasivo.
8. Tienes la capacidad para no morderte las uñas y no ir tan estresada. Lo que pasa es que aun no sabes como hacerlo.
7. Tienes las tetas muy bonitas.
6. Eres más ácida que un limón y tu humor negro hace que tengas el karma en negativo. Gracias por pertenecer a mi club.
5. Le caes muy bien a mi familia.
4. Posees un superpoder de atraer grandes objetos a tu dedo meñique del pie.
3. Sabes malmeter con acento argentino sin ser tu nada de eso.
2. Todo el mundo admira tu gran capacidad de racionar un MaxiBon en 3 partes.
1. Eres una GRAN profesional, mejor persona y mejor aun una buena amiga.

Seguramente falten muchas más razones, pero siendo la hora que es, ya te puedes dar un canto en los dientes.


P.D.:

Gracias por compartir tantas cosas.
Gracias por ser como eres.
Gracias por ser una cómplice para sembrar el mal y renegar de los mensajes positivos.
Gracias por ser mi mujer
(Su tabaco) !GRACIAS!