lunes, 15 de diciembre de 2014

91 días

Hay veces en las que nos toca poner freno a las cosas. Freno de mano. Freno de emergencia. El mayor de los frenos. Y eso hay que hacerlo antes de que la cosa llegue demasiado lejos y acabemos estampados contra algo más grande y más peligroso que un muro al final de la bajada de una rampa muy pronunciada.

No me avergüenza (lo que no significa que sea algo agradable para mi) reconocer que me había vuelto un yonki de las apps "sociales" de maricas. Dicen que le primer paso es reconocerlo. Yo creo que el primer paso es darte cuenta. Y eso no es algo que descubras un día por arte divino. Es algo que ves día a día, que pasa a normalizarse de tal manera que ni siquiera eres consciente de ello. Pero por suerte hay momentos de lucidez tuyos o de los que te rodean. Normalmente que te lo digan sienta como una patada en los huevos, pero como dice el refrán: si duele, es que estás vivo. Y yo creo que estaba demasiado vivo y que habían situaciones que no querían que se repitieran. Algunas, por suerte o por desgracia, no dependerán solo de mi. Otras, sin embargo, dependen solamente de mi. Y es ahí dónde quería llegar y ponerle fin.

Todos los que hemos usado el Grindr o similares hemos vivido alguna situación como la de estar en una cena con amigays o amiheteros (o incluso cenas mixtas!) y estar mirando a ver quien hay cerca. Ya sea por chafarderío o para "socializar" después de estar con los amigos. Estar de zorrerío mientras hablas de lo que sea con los tuyos/as es feo. Y que conste en acta que no voto al PP! El caso es que para mi, la cosa se estaba yendo de las manos, o perdiendo el norte, que es una frase que me gusta más.
Me ha pasado irme de casa de algún amigo, cuando había más gente también, para echar un polvo de mierda (porque al fin y al cabo normalmente son polvos de mierda que no cambiarán tu vida. Como mucho tu flora intestinal, y a veces ni eso.) y luego volver como si nada. Creo que ese fue mi tope. Lo que me hizo decir: PROU!!! 

Con esto no quiero decir que Scruff, Grindr, Growl y similares sean el mal y el Anticristo. Como todo, en su justa medida y dándole un buen uso, no pasa nada malo. El problema es cuando se va más allá. Y yo fui más allá. Para mi se convirtió en una manera más de acumular intentos y fracasos. Y mira, no tengo el coño pa' ruidos. Así que el pasado 15 de septiembre, al salir de la Choco Churros, decidí dar carpetazo a todo eso que no me estaba dando el resultado que yo quería. También cabía la posibilidad de haber moderado su uso pero tengo genética adictiva en mi sangre, así que mejor cortar de raíz.

Lamentablemente para mi no tengo PolvoAgenda o similares, y mi única forma de flirteo se basaba en hacerlo desde un smartphone. Todo se puede aprender. Aunque yo aun no he aprendido a salir, bailar, pasármelo bien y resultar mínimamente interesante o no dar miedo. Pero tiempo al tiempo.

En estos 3 meses de semi-celibato, no he "aprendido a conocerme" porque yo ya sabía hacerme pajas desde hace mucho antes. Pero si que es verdad que he comprobado que lo que para mi era algo tan importante y/o necesario se ha convertido en algo a segundo o tercer plano. Que también es verdad que cuando sales de tu casa a las 07:00 de la mañana y vuelves a las 20:00, pues como que no tienes tiempo de pensar en algo que no sea cómo poner una lavadora y si te dará tiempo a tenderla. Dramas de primer grado de ama de casa.

Puede que parezca una tontería, pero estoy muy orgulloso de haber cumplido todo este tiempo y no haber caído en la tentación de no cumplir con lo que me propuse en un principio.

No se el tiempo que seguiré igual. Lo que sí que se es que lo que no quiero es volver a lo de antes: Ser un puto yonki.




sábado, 6 de diciembre de 2014

Nudos

¿Alguna vez has tenido la sensación de tener una mancha de fuel enganchada al corazón?
Una mancha que cada vez se va haciendo más grande y va cubriendo otras partes de tu interior.

Vivir con la sensación de tener un nudo permanente en la boca del estómago es algo altamente recomendable (durante un par de días como máximo) si sabes deshacer nudos. No es mi caso.

Si has sido niño/a te acordarás de como a veces algunas cuerdas tenían nudos imposibles de deshacer, o los típicos nudos de los cascos que tanto se enredan cuando los dejas den la mochila o bolso. Algunos son nudos que no se pueden deshacer, pero la mayoría, la gran mayoría si que tienen solución. Normalmente es complicado e incluso en algunas ocasiones necesitamos de una mano amiga que nos ayude a resolverlo. En otros casos es tal el enredo en el que parece que valga más la pena cortar por lo sano y dar un tijeretazo. Una vez hecho esto hay que comprobar los daños colaterales que ha provocado. Bastantes, por norma general. Por suerte cascos, cuerdas, combas, cordones de bambas (sí, aquí en Catalunya llamamos bambas a las bambas), cables de audio... hay muchos. Más que sentimientos o experiencias vividas. Se pueden reponer sin problema, con lo otro es más difícil.

Es tal el enredo que hay aquí dentro ahora mismo que podría pasar por un cable kilométrico. O lo mismo son varios más pequeños. Lo jodido es que son todos del mismo color y nunca sabes si del que tiras no es el mismo que por otro lado está apretando a otro. El nivel de dificultad se podría comparar con el de encontrar a una latina que lleve ropa de su talla. Bueno, quizás me he excedido. Tan difícil (espero) no será.

Quizá buscar ayuda externa ayude. Pero no de esa que viene, te soluciona el enredo y se va. La ayuda buena es la que te dice como tienes que hacerlo. Y acabar haciéndolo tú mismo/a. Y mentalizarse. Y concentrarse. Y querer hacerlo. Pero sobretodo, lo más importante es ser consciente de que así no se puede vivir para siempre. Los nudos acortan, ya sean metros, años o sentimientos.



domingo, 7 de septiembre de 2014

Gravity

Gravedad, la puta gravedad.

Relatividad, la puta relatividad.



Tanto la una como la otra nos pueden hacer inmensamente felices o todo lo contrario. Ambas se complementan igual que pueden ir por libre, lo jodido es cuando las dos se ponen en el pico más alto. Jodida habemus. Problemas que para otros no son graves, para nosotros son el peor de los males. Es ahí cuando viene la relatividad y puede llegar a regular la situación, o a empeorarla si tenemos el día peleón.

Días mirando al vacío pueden convertirse en días normales cuando abrimos la válvula de la gravedad y dejamos que salga la innecesaria. Igual que si vemos lo mismo que nos pasa en otros y, desde una perspectiva exterior, nos damos cuenta de que no es para tanto.

El ansiado equilibrio o filtro para saber con que intensidad nos tenemos que tomar no es fácil de reconocer. Difícil, sí, pero no imposible. El problema de la gravedad es que nos deja anclados en el suelo, sin dar tregua a realizar ni un leve salto para agarrarnos a alguna rama y salir de esas arenas movedizas que parece que nos vayan a arrastrar al centro de la tierra. Por eso es importante que revisemos siempre que podamos las válvulas de escape porque si no funcionan correctamente, mal vamos.

Me gustaría poder hacer un breve tutorial de como hacer un buen mantenimiento de ellas, pero no tengo los conocimientos necesarios. Ojalá. De momento lo que intento es intentar estar en gravedad 0 en todo lo que puedo. Lo intento y no lo consigo, de momento. Hay cosas que pesan demasiado, yo el primero, que parece que haya convertido el #GordisWay en mi estilo de vida. Cosas que no tienen que ser materiales. Ya lo dice Shakira en NO: "Pesa más la rabia que el cemento" La densidad de algunas cosas pesan más que cualquier bloque de cemento, y que Mariah. Pero bueno, nadie dijo que nada fuera fácil. Y deshacerse de un mochila llena de mierda aun menos. Lo dicho: difícil, no imposible.


jueves, 14 de agosto de 2014

No lo hagas

No lo hagas. Aunque te estés muriendo de ganas, no lo hagas.


Sé que es difícil, pero créeme que será lo mejor para ti. Se de lo que hablo porque se lo que es hacerlo y lo que duele. E igual que no lo he hecho y he notado esa sensación de "no-dolor" que no se parece ni por asomo al bienestar.


Así que por favor, cuando veas algo que te puede hacer daño, en vez de comprobar si alguna herida sigue abierta, mejor elige la opción a esperar a que pase el tiempo necesario para que cicatrice. Porque todo acaba cicatrizando y curándose. Siempre y cuando no vayas tocándote la herida.




Ya lo sabes, por ti, no lo hagas.

lunes, 21 de julio de 2014

Sexo hidrogenado

Supongo que todos hemos oído hablar de las grasas hidrogenadas, si no es así, es tan sencillo como consultar la wikipedia y saber la mierda que nos metemos al cuerpo. Cada producto de bollería industrial, normalmente, lleva esas grasas llenas de calorías vacías y malas para el cuerpo. Por una vez que te comas un bollycao no te pasará nada, ni por 4 donuts que te zampes tampoco, pero en exceso o un consumo regular te acaba pasando factura.

Pero igual que existen alimentos hidrogenados, existen relaciones hidrogenadas. Y cuando digo relaciones, me refiero a sexo.

Un acto sexual consentido no tendría que suponer nada malo ni tener consecuencias negativas en nuestro organismo. Pero en el caso del sexo hidrogenado es diferente. El sexo hidrogenado es aquel que realizas como un acto "vacío". Vacío de sentimiento, y con eso no me quiero referir a que haya amor o algún tipo de relación afectiva con la otra persona. Hablo de un vacío mucho más grande, de cuando el sexo pasa a ser un acto carente de alma y se convierte en una acción.

El sexo hidrogenado es aquel que practicas con alguien random y que tiene repercusión cero en tu vida. tan poca repercusión que después del propio acto en si notas el vacío del que hablaba antes.

Existe el buen sexo, el mal sexo, el sexo sin más y el sexo hidrogenado. La diferencia entre el hidrogenado y el resto es que no se distingue a simple vista como los otros. Igual que cuando ves un donut no te parece un hervidero de mierda con esa fina capa de azúcar y su textura esponjosa. Lo mismo pasa con el sexo. Al principio y en el momento parece bueno. Pero una vez que finalizas, o puede que un rato después, te das cuenta de que podrías haber prescindido de ello ya que sigues con ganas de mas. Y no es porque seas una máquina sexual que todo es poco. No. Lo que pasa es igual que como cuando comes alimentos llenos de calorías vacías: en un principio estás lleno, pero al poco rato sigues teniendo más hambre y te preguntas como puede ser. Pues es, y no es nada bueno.

El inconveniente de tener demasiado sexo hidrogenado es que te acaba pasando factura. Las arterias no se te taponan ni tampoco tienes riesgo de tener un infarto. Sin embargo si que puede distorsionar tu visión a la hora de reconocer (o más bien, de buscar) el buen sexo. El que hace que te sientas vivo y que cuando tienes un orgasmo notas como conectas con el universo y no importa nada más. En el camino reside clave de la intensidad con la que tendremos ese escalofrío que recorre todo nuestro tiempo. En ese momento lo último que necesita nadie es que le lancen un par de servilletas para que se limpie la corrida mientras aun tiene espasmos. Eso, amigas, esa falta de cortesía y caballerosidad es una de los tantos indicios para reconocer el sexo hidrogenado.

Y en el sexo como en la nutrición: Hay que potenciar más lo bueno, que normalmente requiere un mayor esfuerzo, que no lo rápido, inmediato y de calidad de mierda. Porque quién juega con mierda con moscas amanece.

lunes, 2 de junio de 2014

Do it again

Esta escena se ha vuelto a repetir.


La última vez fue algo más duro y me atrevería a decir que más traumático, pero no es así. Cada vez duele igual. Y lo que más duele es, al menos en mi caso, es la sensación de haber hecho el gilipollas. De estar en ese preciso momento aguantando el tipo cuando lo que realmente quieres es salir corriendo Diagonal abajo mientras suena "Sweet Nothing" en tu iPod.  Lo peor de esto es que soy incapaz de relacionar el amor cómo un sentimiento positivo. Para mi "amar" significa dolor, "querer" que te hagan daño y "enamorarse" volver a remendar un corazón lleno de cicatrices.

Y como dice Shakira: "No se puede dedicar el alma a acumular intentos"

Así que he decidido a hacer algo que debería de haber hecho hace mucho tiempo.



No te pueden romper lo que no tienes, pero tampoco puedes vivir sin corazón, por mas destrozado que esté.

En resumen:




jueves, 22 de mayo de 2014

Súper-Poder

Todas las personas tenemos algún tipo de súper-poder. No dejamos de ser gente corriente, con habilidades corrientes, pero con algún súper-poder o incluso varios. A veces son poderes beneficiosos para la sociedad, cómo el de hacer reír o hacer sentir bien a los que rodean. Otros no se podrían clasificar. Existen tantos que seria imposible nombrarlos a todos, por eso yo voy a explicar el mío.

Mi súper-poder no es innato cómo pueden serlo otros. El mío es un súper-poder adquirido. Un poder que ha ido creciendo a lo largo de los años, e igual que otros súper-poderes, si no lo controlas puede tener consecuencias fatales.

Si esto fuera una reunión de "Gente con súper-poderes anónimos" yo me presentaría así:
"Mi nombre es Abuga y mi súper-poder es REVOLCARME EN MI PROPIA MIERDA"


Así es, mi mayor súper-poder (o puede que habilidad) es revolverme en mi propia mierda. Visto así puede parecer una mierda de súper-poder. Para nada. Es mucho peor. Este súper-poder se caracteriza por desarrollar una capacidad fuera de lo común para recrearse en malas experiencias, malas sensaciones, dudas y otros acontecimientos en los que la parte positiva no está presente. Seguramente esa parte buena esté en todo lo que nos ocurre, pero gracias al súper-poder no se deja ver ni por asomo. Las cosas buenas pasan a segundo plano, aunque sean cosas que ocurran cada día, la cabeza está demasiada ocupada en recrear mierda. Así que por un momento imagina lo que tiene que ser pensar esas cosas cada vez que tu mente no está concentrándose en tu trabajo. Imagina lo que tiene que ser no dejar de repetirse "y si hubiera hecho tal" o "si no hubiera hecho esto otro". No hay nada peor que el puto "y si...". Bueno, sólo hay una cosa peor: las no respuestas. Creo que si algunas de mis preguntas tuvieran respuestas, no habría desarrollado este gran súper-poder que me acompaña allá dónde vaya. Cómo si de un experto cazador se tratara, cada vez que te despistas, te da un tiro.

No quiero recrearme en lo que supone tener que vivir con la responsabilidad de tener un súper-poder, que pese a no ser uno de beneficio público, tiene lo suyo. Lo que quisiera es una respuesta. Pero tener el poder de conseguir respuestas, es el súper-poder más difícil de todos.


martes, 29 de abril de 2014

Tinc un sentiment

Llevo mucho tiempo queriendo escribir esto, y seguramente, el resultado final no sea el que tenía pensado en un principio, pero poco me importa, ya que voy a escribir (por más cursi que suene) desde el corazón.

Hablaré de un sentimiento. Un sentimiento qué no es más que otro sentimiento, pero es uno que nos afecta a un tipo concreto de personas. Claro está que yo no represento a ningún colectivo. Lo mismo lo que relataré sólo me ocurre a mi.O puede que le pase a miles de personas más, poco me importa. Porque los sentimientos tendrían que ser para uno mismo. Compartir es vivir, pero yo siempre he sido muy mío.

Antes que nada quiero decir que yo soy charnego. Tengo sangre andaluza, murciana y catalana. Soy catalán porque he nacido y vivido toda mi vida en Catalunya y catalán me siento. Lo considero bastante simple y no veo que tuviera que ser diferente de lo mismo que les pase a la gente de regiones diferentes a la mía. ¿Cual es la gran suerte que tenemos aquí? (igual que en un par de comunidades más) Que tenemos una lengua própia. Una lengua. Ni mejor, ni peor, ni igual que las otras. Es una cosa nuestra. Y por nuestra no me refiero a algo selectivo y egoísta si no a algo que nos caracteriza y nos hace especiales. Igual que a otros les hace especiales otras particularidades.

Tengo que decir que soy castellano-parlante, que mi lengua materna y familiar es el castellano y que eso no me hace menos catalán ni peor persona, como algunos sectores más radicales puedan creer. Me paso esas opiniones por la raja del coño que no tengo. Pese a que mi lengua no sea el català, el vínculo que tengo con ésta es muy fuerte e incluso a veces me sorprendo de ello.

Pese a que mi entorno social era y es mayoritariamente castellano-parlante, la educación la he recibido en català. Cosa que veo totalmente normal y carente de crear traumas a nadie. La educación es la base de todo. TO-DO. Pero a parte de estar el català presente en mi escolarización lo estuvo también en la TV, es ahí dónde supongo, que caló más hondo.

El Club Super 3 debería considerarse una obra maestra para acercar el català a varias generaciones. Me he criado viendo Bola de Drac, Dr. Slump, Ranma 1/2 y muchas series más. Y lo he hecho en catalán. Y mientras otras cadenas no ofrecían programación infantil/juvenil decente, aquí si la teníamos y en nuestro idioma. El idioma de una región. Ni mejor, ni peor que los otros, pero nuestro. Una persona que  ha visto Dragon Ball en castellano no es consciente de lo que se ha perdido. Básicamente porque el doblaje en castellano es pésimo comparado con el catalán o incluso comparado con un tumor en el páncreas. Y con esto unas cuantas series más. Con esto no digo que siempre sea así. Influye mucho el idioma con el que hayas visto una serie por primera vez. Sailor Moon la vi en castellano y al volverla a ver en catalán no era lo mismo, pero se podía ver. No hablaré más del fenómeno Bola de Drac que vivimos aquí porque no pretendo hacer un post de ello, pero si que diré que gracias a eso también empecé a leer los mangas de la serie en catalán. Y en las tiendas vendían los mangas en ambos idiomas. La magia de la diversidad y del marketing.



De más grande ocurría lo mismo con el Canal 33. Series más adultas como Evangelion y otras eran emitidas en català y con la llegada del programa 3XL.NET la cosa se disparó. Estoy seguro que si no fuera por la televisión pública catalana, un servidor no sería ni la mitad de otaku de lo que es, e igual que yo, una generación entera. ¿Dónde si no podría haber visto Utena (la cual sólo se emitió entera en catalán y de la que sólo 12 episodios fueron doblados al castellano), Detectiu Conan,  Escaflowne, Quedes Detingut!, Cardcaptor Sakura? Cierto es que Antena3 nos hacía madrugar para ver Sailor Moon y madrugaba aun más Para ver Kenshin en el Canal+. Pero La televisión catalana nos daba más tregua, aunque muchas series las dieran bien temprano.

Todo esto va haciendo "xup-xup" y un día sin darte cuenta te extrañas al oír una serie en el idioma que no es el tuyo, y repito, soy castellano-parlante. En ese momento piensas: Menuda mierda de doblaje!
En algunos casos es así, en otros es sólo cuestión de que la has visto en catalán y estás ya acostumbrado.

El tiempo sigue pasando y entonces salen los DVD y con ello las varias pistas de audio. Tengo que decir que soy muy pijotero con ello y si alguna película (porque no sólo de series se transmite el catalán y un servidor) ha estado doblada al catalán y no incluye el audio, no la compro. Pero eso ya es manía mía (y espero que el de más gente también). Me gusta oír el catalán, igual que me gustan oír otros idiomas, pero con el mío es especial. Pese a que en mi entorno laboral todo lo hago en catalán, y creo que tiene que ser así, agradezco tener esa "necesidad" de que el català esté presente en lo audiovisual y en los manga también. Está claro que si aquí nos llegan las cosas traducidas al catalán es porque hay un público importante que lo pide y a mi me parece perfecto que editoriales y distribuidoras editen productos de calidad en català. Sin ir más lejos, TV3 cede los derechos de doblaje de las películas que se han proyectado en el cine o TV, incluyendo a las series también. No puedo hablar de las demás comunidades autónomas dónde tengan su propia lengua, pero me encantaría que fuera así también. Así que me parece genial que dentro del territorio nacional pueda comprar una película o serie en mi lengua. Igual que lo pueda hacer otro que tenga ganas de aprender o tener la curiosidad de como es el idioma de sus vecinos de al lado.



Creo que estoy hablando de demasiadas cosas "físicas" y poco de sentimiento. Pero es bastante difícil. Supongo que es un poco como la fe. Es algo que tienes que vivir para poderlo entender.

Últimamente he tenido varios "ataques de sentimentalismo" ya sea escuchando canciones en catalán del grupo Pastora, Beth o la reciente versión del "boig per tu" de Shakira.  Puede que sea una chorrada o puede que no lo sea cuando sientes como una sensación acogedora, como si estuvieras sano y salvo e incluso te pueden dar ganas de llorar. Seguramente exagere, pero no debo olvidar que tengo sangre andaluza.



Puede que todo sea fruto del marketing o puede que sean las miles de banderas que cuelgan de los balcones desde hace un tiempo a aquí. El caso es que existe un sentimiento que va ligado fuertemente con una lengua. Una lengua a la que nadie le tendría que asustar, todo lo contrario. Que la gente venga y la aprenda sin olvidar la suya propia. Se trata de integrar, no de excluir ni marginar. Y de esto puedo hablar en primera persona, ya que he sufrido en mis carnes morenas varios actos de intolerancia hacia mi por hablar castellano. Son casos aislados y tenemos que recordar que gente gilipollas hay en todos sitios y en todos los idiomas.

Los sentimientos no dejan más que ser eso, sentimientos. No todo el mundo puede comprender el de los demás aunque estén sintiendo lo mismo en ese momento.

Sólo espero que esta entrada auto reflexiva haya podido servir a alguien que no entienda lo que algunos podemos llegar a sentir. Y repito, hablo de un sentimiento y de un cariño hacia algo que no se puede tocar, ni ver. Sólo se puede vivir.

Salut!

miércoles, 16 de abril de 2014

Yonki

Soy un Yonki.
Soy un yonki de todas cosas que no me dices.
Un yonki de las cosas que no he vivido.
Un Yonki de los recuerdos que me gustaría tener.

No hay metadona para este mono que tengo.
Mono de poder salir de dónde quiera que esté atrapado.
Mono de revolcarme en mi propia mierda.
No hay metadona para que se me pase este cuelgue.

No existe diferencia entre un yonki de un parque y yo.
No existe diferencia entre nosotros.
Ambos dependemos de algo que nos daña.
El dolor nos calma del dolor.
Sentimos más pena que dolor y la pena trae más dolor.
Dolor que se cura con dolor.

No hay metadona para el yonki.
No hay metadona para mi.
Los días pasan y cada vez estamos más consumidos.
Consumidos por el dolor que nos creamos y que nos cura.

Pero no hay metadona que nos haga desengancharnos.
Igual que tampoco nos queda voluntad para querer hacerlo.
Cómo hojas que caen al río y van a la deriva.
Eso es lo que somos, cuerpos inertes que se dejan llevar.

Porque cuando te vuelves yonki dejas de decidir.
Dejas de hacer cualquier otra cosa que no sea dejarte llevar,
Dejarte llevar por algo que se te ha ido de las manos.

Lo peor de todo, es lo peor de todo esto.
Lo peor es que no hay a quién culpar.
Y en estos casos se intenta culpar al que está más cerca.
Y no hay nadie más cerca que uno mismo.
Por más lejos que te hayas alejado de ti.