lunes, 21 de marzo de 2016

Continue?

A menudo tengo la sensación de perder. De hecho, estoy muy acostumbrado a ello. No he sido de los que se enfadaban al perder en un juego de mesa, una partida o en un partido de algún deporte (que yo alguna vez también he practicado actividad física de forma competitiva en grupo).

El caso es que con el tiempo, y después de algún disgusto que otro, he aprendido a que en algunas ocasiones, por muy contradictorio que parezca, perder es ganar. En algunos casos creemos que hemos perdido algo, pero no hay mayor recompensa que perder según que cosas, situaciones o incluso personas.

Perder es ganar. Ganar no es perder. Lo importante es saber alzarse del suelo antes de que se nos acabe la cuenta atrás del "Continue?", insertemos la moneda o apretemos al botón adecuado. Porque a veces sin darte cuenta, te pajareas y se te pasa el tiempo. Después resulta mucho más difícil reemprender tu dura lucha. Aunque por suerte eso no significa específicamente que no puedas seguir con tu objetivo, sólo que te costará un poco más. Y aquí nadie a venido a sufrir más de la cuenta.

Y menos a toparse con el GAME OVER.