martes, 14 de septiembre de 2010

Seré breve





Este año tenía la esperanza de poder hacer algo que me apetecía mucho, no digo que tuviera ilusión porqué a esa la perdí hace años, pero si que me apetecía como pocas cosas: Estudiar la carrera de magisterio. Pero claro, me ha tocado comerme las consecuencias del pasado. No me esforzé cuando tocaba y por culpa de eso no me llega la nota para poder entrar.



Ahora tengo el dilema interno de ser consecuente con migo mismo y cumplir lo que me prometí que haría si no entraba, esforzarme y centrarme en la ilustración (que se supone que es lo mio), Estudiar como un cabrón para la prueba de acceso para mayores de 25, irme a estudiar a Vic o no hacer nada (que es algo que se me da bastante bien)



Aparte de eso, hoy me han comido el culo como nunca.

No hay comentarios: