miércoles, 21 de diciembre de 2011

Las Call


Hoy he recibido una llamada a la peor hora del mundo: la hora de la siesta.

Esta no ha sido una llamada cualquiera. Ha sido una de esas conversaciones que quieres evitar porque sabes que te dirán lo que tu estás harto de decir al resto pero que eres incapaz de decírtelo a ti mismo. Pese a que tus amigos te lo hayan dicho antes, no es hasta en que te lo dice un desconocido que no eres consciente de lo tonto que puedes llegar a ser y de lo mucho que desaprovechas las oportunidades. Sea como sea, esperemos que eso te haga recapacitar.


1 comentario:

tidusin dijo...

como dice Kelly Clarkson, The sun will rise.

Y si Sarah Harding puede pasar unas fiestas sin alcohol, todo es posible.

I love you babe!