jueves, 25 de agosto de 2016

Cierre

Hay veces en las que tienes que sentarte, coger fuerzas y hacer algo que quizás debiste hacer hace mucho tiempo. Y así ha sido hoy.

He tardado, pero por fin lo he hecho. 

Me despido de algo de lo que hace tiempo me tenía que haber despedido.

Quizás no sea algo para compartir así tan abiertamente, pero cabe la posibilidad de que si esto le puede servir a alguien, bienvenido sea.

Y si no, pues al menos ya sabréis el motivo de porque hago tanto humor negro con mi vida sentimental.

Dentro vídeo

"Llegaste cuando menos lo esperaba. De hecho, nunca imaginé que me pasaría y mucho menos en el infierno que eso supondría. Y digo infierno porque es lo que he vivido, quizás por eso mi humor se volvió más negro y mi forma de vivir y entender las cosas sean diferentes después de cruzarme contigo.

Sentí cosas que nunca antes había sentido. Sentí un sentimiento descomunal de bienestar y también la más horrible de las penas. Y me jode reconocerlo, pero eras mi todo. Y yo no era nada. Normal, yo era un chico y los chicos como tu no se fijan en otros tíos. Recuerdo perfectamente ese cosquilleo que sentía cuando te oía hablar, me llegaba un SMS o incluso si veía tu moto aparcada en mi portal. Sabía que no venías expresamente a verme a mi. De hecho el motivo por el cual venías me partía el alma en dos, pero justo después me alegraba saber que ya que estabas allí te pasarías a verme. Vivía en una puta montaña rusa emocional. Gracias a ti o por tu culpa. Más de diez años después sigo sin tenerlo claro. Tuve muy mal ojo de fijarme en quién no me tenía que fijar. Eso es a lo que llaman el primer amor. En mi caso no se como coño llamarlo porque después de eso parece que me hayan quedado secuelas de por vida. Como quién pierde una pierna en un accidente de coche. Yo sigo teniendo todas las extremidades, pero una parte de mi se quedó en estado vegetal. Me partiste la cara, de forma literal, y eso parece que me marcó de por vida. Y no me da la gana de seguir así por alguien que no vale la pena. Parece que desde ese momento entendí mal lo que era el amor en todas sus facetas, pero en especial lo que se refiere amor del que hablan las películas. Quizás sea parecido a cuando un niño es pequeño y le enseñan mal las letras. El resto de su vida pensará que lo que para otros es la letra “A” para el es la “M”. Desde ti no concibo el amor como algo que no sea dolor. Y por lo que me cuentan, quizás tengo el concepto un poco distorsionado. No he podido sentir bienestar sin estar sufriendo. Y estoy cansado de eso. No pretendo recriminarte nada porque el daño ya está hecho y no hay máquina del tiempo para cambiar lo que ya ha pasado.

Con esto lo que quiero es cerrar una puerta. Una puerta en la que sólo han entrado cosas malas y que me han hecho sentir mal durante más de una década. Quiero olvidarme de esa falsa sensación de alegría y de la puta amargura que sentí cuando me dijiste sonriendo que estabas saliendo con mi vecina. No quiero que ese sentimiento se vuelva a reproducir de esa manera tan intensa que parecía que me atravesaran el pecho con un objeto punzante y ardiente. Quiero vivir las cosas en su medida. Tampoco quiero ser insensible ante otras cosas que me hagan sentir como un puto monstruo sin corazón. Si no tengo corazón es porque lo perdí por ti. O me lo arrancaste con una hostia en la cara. Me da igual. Quiero recuperarlo y aquí no hay ningún bloque de cemento o vasija que romper para recuperarlo. No quiero tenerte como patrón de referencia de lo que es estar enamorado porque eso me mata y me hace sentir un desgraciado cuando tengo muchos más motivos para no sentirme así. Quiero quitarte el poder que no se porque coño te di y que parece que lo tengas de forma vitalicia. Yo siempre he sido de los que piensa que nada es para siempre y tú y tu recuerdo está durando demasiado.

Cuando pienso en ti pienso en un quiste que tengo enganchado en el corazón como una mancha de alquitrán que se ha adentrado tanto que se ha convertido en metástasis. Y lo peor es que sólo depende de mi arrancarte de cuajo. No puedo pretender que venga nadie y me haga que te olvide igual que no puedo pretender estar preparado para que entre nadie en mi vida estando yo lleno de secuelas tuyas. No quiero fijarme en más gente como tú. Creo que ya tuve bastante con alguien como tú.
Siento la necesidad de dar pero me siento incapaz por el miedo de lo que vendrá después. Sería como vivir una ruptura antes de que ni siquiera haya comienzo. Vivir lo malo sin vivir lo bueno. Para mi es lo que ha sido hasta ahora a lo que podríamos llamar “amor”. Y me he cansado. Me he cansado y me he agotado de acumular fracasos y vivirlos como si fuera el fin de los tiempos. Y en muchos casos ni siquiera era para dedicarle más de media hora a estar mal. En otro ni siquiera la otra persona sabía nada. Así de gilipollas he sido todo este tiempo. Este año por fin, y por primera vez, fui capaz de hacer algo que jamás podría hacer. Y me llevé una hostia bien gorda, pero estaba contento de haber desbloqueado un reto. Creía que lo tenía superado, pero desde hace unos días que volvía a tener la misma sensación de sufrimiento innecesario que he sentido antes. Y ya basta. Estoy un poco hasta el coñamen de sentirme así de mal por lo que un desgraciao' me hizo.
Así que con esto le pongo fin a ti y a tu legado de mierda que dejaste en mi. Espero no tener que hacer nunca un DLC de esto ni una segunda parte. De verdad que lo espero.

Hasta nunca."