domingo, 5 de junio de 2011

It's obvious, the writing's on the wall


Kelly: LeToya Barzini, I want to thank you...
for helping me organize this meeting...
LeToya: Yeah.
Kelly: ...today.
LeToya: And Kelly Steracki,
I also want to thank you...
and the other dons of the four families.
Beyoncé Corleone from the South-West.
Uh, LaTavia Clemster from the four-four.
Beyoncé: Our objective of this meeting today
is to discuss Destiny's Child's
commandments of relationships.
Kelly: You knows, it's so unfortunate,
so unnecessary...for us to end up broken hearts.
LaTavia: Yes godfather, times have changed.
Relationships aren't like the old days, you know.
LeToya: See what we need is a man of his word.
All this, uh, cheating...backstabbing...hating.
No more, no more.
LaTavia: But Godfather, how do we fool these mishaps?
Beyoncé: It's obvious the writing's on the wall

La verdad es que no comparto lo que dice mi amiga Beyoncé, todo lo contrario.

Los muros están para proteger, para separar y también, para expresar nuestros pensamientos.
A veces un comentario en el muro puede desencadenar una serie de sucesos ¿positivos o negativos? eso dependerá de como interpretemos el mensaje. Los muros están para explicar lo que uno piensa, lo que le ha pasado, su alegría, su tristeza, su rabia... Todo eso conlleva a una serie de reacciones en cadena en diferentes direcciones. direcciones que no sabemos hacia donde van ni hacia donde desembocan. A no ser que se unan a nuestros escritos. Es muy facil malinterpretar, peró más fácil es escribir algo con mala fe. Las personas somos así, nos gusta hacer sentir bien a los demás y a veces nos gusta hacerlo pasar mal a otros, ya sea por despecho, por desacuerdos de opinión, por decepción... Estoy en contra de "las pintadas negativas".

Hoy en día es muy fácil herir, pero más fácil es montarse películas. La mente es mucho más rebuscada que la propia realidad. Y eso que la mente forma parte de la realidad. Puede que una palabra mal calibrada, una coma mal puesta destrocen nuestro mensaje transformándolo en uno totalmente contradictorio. Es normal, somos personas e interactuamos con otras.

Los muros físicos están en las calles, en la realidad tangente que conocemos. Los muros virtuales están en todas partes dónde llegue el 3G. Todos tenemos uno. Normalmente ese muro es un reflejo de lo que somos nosotros, pero no del todo. No olvidemos que ese muro, como los del mundo físico, está a la merced de muchos, a no ser que seamos tan recelosos y no dejemos interactuar a nadie por tal de que no nos estropee la fachada. Aun así no estamos exemptos de que los demás quieran expresar algo hacia nosotros. Algo nuevo, no seguir el hilo de algo que nosotros hayamos escrito. Lo harán en el suyo o en el de otros y acabarás viéndolo.
También cabe la posibilidad de que ese muro acabe traspasando el código binario y llegue al mundo de carne y hueso. "Una pintada" en un muro puede acabar siendo tema de conversación en el trabajo, con los amigos... Entonces es cuando viene la duda:

¿Hay que vigilar con lo que escribimos? ¿Tenemos que tener cuidado con que personas dejamos que puedan leer lo que escribo? y muchas más.

Soy partidario de no autocensurarme nunca. Ni de censurar a los que interactuan conmigo. Creo que los muros tienen que ser fieles a lo que se ha escrito. Si hace falta se vuelve a escribir encima corrigiendo, pero jamás pasando una capa blanca de pintura que no deje leer lo que ha habido anteriormente. Sería censurar. Hay quién prefiere llamarlo impulsividad. Sea lo que sea, tenemos que saber controlar nuestra impulsividad y saber las reglas del juego. Saberlas y aceptarlas. Por desgracia no todo el mundo lo entiende.

El hecho de estar expuesto en un muro públicamente hace que nuestra información llegue a muchos, el copia y pega es un arma de doble filo y la boca oreja es muy puñetera.
Con esto quiero decir que no existe privacidad en el momento que escribes, puede que tu madre no se pasee delante de ese muro, pero alguien que la conoce seguramente, y esa persona se lo dirá a ella. Entonces es cuando te pregunta por tal cosa y es cuando te sorprendes de como más gente de la que te crees que lee lo que escribes, lo hace.
Y tu te preguntas: ¿Cómo se habrá enterado?








1 comentario:

Felisa dijo...

Estoy totalmentede acuerdo con lo que escribes pero, al hilo de los diferentes " muros" a los que haces referencia ,hace días publiqué en mis " Notas", en el archifamoso facebook una dedicada a la palabra " persona", que viene de una palabra griega (luego adoptada por el latín que significa " máscara".
Todos usamos una máscara, nuestra verdadera " personalidad" está matizada por mil y convencionalismos de todo tipo... nuestra identidad, lo que los demás saben de nosotros es relativa... porque nuestra personalidad es también confusa y difícil de captar por quienes nos rodean... tal vez no somos más que lo que queremos o nos dejan ser.
Por otra parte la máxima " Conócete a ti mismo", el famoso aforismo, convendría que nos lo aplicásemos más veces.
Por desgracia vemos la paja en el ojo ajeno y no la viga.