martes, 17 de noviembre de 2009

Pedestal

¿Cómo llegaste ahí?

Puede que ya estuvieras allá arriba,

¿O te subí yo?

Quizás no es que tu estés tan alto.

Seguramente seré yo que cada vez estoy mas abajo.

Es absurdo que siga estirando el cuello para verte

desde donde estoy yo jamás podré verte los ojos

y tu eres tan grandioso que no bajaras tu mirada.

Pero se de sobras que no soy un beato

no se lo que es la fe

cuestiono en todo lo que creo y admiro

y tu, no vas a ser menos.


Porque igual que te subí,

más rápido te puedo bajar,

de cabeza si hace falta.



Abuga2009

3 comentarios:

MAN dijo...

Tss, a mí no me amenaces, eh.

:P

Anónimo dijo...

directamente destruye el pedestal, asi no podras volver a subir a nadie, y nadie te mirara por encima del hombro

Petons
piola{MH}

Felisa dijo...

Está muy bien la reflexión.
Somos como una noria: a veces estamos arriba y otras, abajo.
Esto también es válido para los iconos que tenemos: a veces sobrevalorados, otras hundidos en el lodo cuando algo decepciona...