viernes, 29 de enero de 2010

Adagio: miedo y vergüenza

El jueves fui al Adagio de Mónica Naranjo.

No explicaré el concierto en sí porqué Hidroboy ya lo hizo muy bien.

El caso es que salimos en coche dirección Barcelona, todo bien hasta llegar a Via Laietana: estaba cortado, había una manifestación. Fue un momento DRAMA (de Elche, va por ti Jordi) porqué el Palau de la Música CATALANA estaba ahí cerca.

Al final después de dar 80.000 vueltas encontramos un parking de esos que ni en los Resident Evil son tan siniestros.

De camino al concierto por Via Laietana pasamos auténtico miedo ya que estaba la calle desierta y todo lleno de furgones de los Mossos, helicópeteros y mucho cachas.

Después vimos un grupo de no más de 100 manifestantes en mitad de la carretera y no tenian pinta de gente chunga la verdad.

Una vez pasado el mal rato de la mani, entramos al recinto y mi amigo soltó una gran frase cierta como la copa de un pino: aquí pierden m´´as aceite que la furgoneta de los Locomía. Y si, había mucho gay pero tmabién muchas señoras..., hombres y gente que no parecía ser fan también de Kylie o Baccara en todas sus versiones.

Ahora es cuando viene el momento VERGÜENZA. La gente es tonta. Tonta o es que no son conscientes a que clase de concierto asistieron.

No paraban de aplaudir en mitad de las canciones haciendo que no se escuchara NADA, soltaban frases en plan: OLE TU RAJA! DIVA! TE QUEREMOS! DIVA! y esto no lo decían entre aplausos cuando termiaba una canción, repito, lo hacían en mitad de ella.

Por suerte con "Amor y Lujo" tube un orgasmo musical de esos que me pasan de tanto en tanto, así que mi cabreo fue menor.

Es tal mi indignación que no me salen más palabras y estoy bastante saturado.

Eso si: Que grande que es Mónica Naranjo, hijaputa!!!

No hay comentarios: