lunes, 22 de febrero de 2010

El post que tenía que llamarse "Confession on the loker room" pero que la final no pudo ser.

Hoy después de sudar como un cerdo en el gym, mientras me vestía en el vestuario me he puesto a recordar lo mucho que he cambiado yo en esos sitios.

En los cuerpos desnudos me fijo igual, pero antes era incapaz de salir desnudo ante otros hombres o lo pasaba fatal al entrar en las duchas comunitarias. Todo era por culpa de mis complejos físicos, existenciales y sexuales.

Ahora la cosa cambia un poco, los tengo pero menores, y tengo la gran suerte (o no) de que ahora pienso en que todos esos hombres están "fuera de mercado" (recordemos que voy al gym más garrulo y hetero del Vallès), así que no me importa si me miran, dicen o dejan de decir.


Quería hablar de toda la frustración que vive en mi ahora mismo y más cosa sobre lo de los vestuarios, pero he pensado: ESTA GENTE BASTANTE TENDRÁ YA CON LO SUYO.

Así que prefiero poner una bonita canción:

1 comentario:

MAN dijo...

A todos nos ha pasado eso pero fijo que dentro de unos emses alguno de esos chonis se pajea pensando en ti. Tiempo al tiempo...